Cómo acercarse a un perro


Muchas veces vemos un perro por la calle y nos acercamos a saludarlo. Y su respuesta, a veces, no es la que creemos correcta… se asusta, se va, nos ladra, nos gruñe o incluso nos muerde... Y nosotros pensamos "¡que agresivo!" o "uhy, que miedo tiene..."… ¿Alguna vez nos hemos parado a pensar en la manera de acercarnos a un perro?.

Los perros de razas pequeñas son los que más sufren con estas situaciones, ya que son mucho más pequeños que nosotros. Imaginemos por un momento, a un Tiranosaurio Rex acercándose hacia nosotros... ¿impone, verdad?. Pues esa misma situación es la que sufren muchos perros de talla pequeña a diario. Ellos nos dan señales de calma para decirnos que no están cómodos... pero, por puro desconocimiento, nosotros “ignoramos” lo que nos dicen. Esto, a la larga, puede hacer que sean perros inseguros, que ladren, gruñan o incluso se lancen a morder cuando una persona pase cerca de ellos. Cada vez que vayamos a acercarnos a un perro, sigamos las pautas que nos muestra la ilustración.... Aprendamos a acercarnos correctamente a él (sea del tamaño que sea). No solo nos evitara posibles mordiscos, si no que le evitaremos pasar un mal rato, y a su propietario, le facilitaremos la convivencia con él, no sumándole una mala experiencia.

¿Cuál es la manera correcta de acercarse a un perro?.. Debemos acercarnos despacio hacia él (a un paso tranquilo), haciendo una pequeña curva, y si mirarle directamente (señal de calma). Al llegar a su altura, nos agacharemos ofreciéndole un costado y le hablaremos en tono amable, sin chillar, y le acariciaremos de forma tranquila. El perro decidirá si quiere tener más contacto con nosotros, o no. Si se aleja, no iremos a tocarle. El tener paciencia y dejar su espacio a los perros, es importante. Para levantarnos, lo haremos despacio.