¿Tu cachorro se orina cúando se emociona?


Algunos perros orinan una pequeña cantidad (algunas veces más) cuando se les saluda, especialmente si se les acaricia. Este es un problema bastante común en los perros jóvenes, cachorros, que todavía no tienen mucho control sobre su vejiga y se excitan más fácilmente y generalmente desaparece a medida que el perro crece. Sin embargo, algunos perros pueden tener este hábito aún siendo adultos. Este comportamiento suele ser más común en hembras pero también puede darse en machos.  

Cuando un cachorro se exalta o algo le asusta es normal que pierda unas gotas de orina. Esto no le sucede a todos los cachorros, pero sí a muchos. Esta perdida de orina se origina porque la sobreexcitación o miedo hace que el cachorro pierda momentáneamente el control sobre los músculos que actúan sobre la vejiga. Este comportamiento es una respuesta fisiológica a la emoción y el cachorro no puede controlarlo.

La constante limpieza de la orina cada vez que alguien saluda al perro puede llegar a ser frustrante para el propietario. A menudo al perro se le regaña por dicha conducta, pero castigar o reprender a un perro por este comportamiento es inútil, y además cruel, ya que el perro no puede controlar la fuga de orina. Si reaccionamos enfadándonos y regañando al perro, solo conseguiremos crearle una mayor ansiedad, haciendo que el problema empeore. Regañar al perro o enfadarse puede crearle al perro mayor ansiedad y hacer que el problema empeore. Si queremos que este problema relacionado con la temprana edad del perro no se convierta en un hábito nervioso a largo plazo, lo que debemos de hacer es evitar prestarle atención mientras veamos que está excitado.

La micción por excitación, suele darse, por ejemplo, cuando llegamos a casa y saludamos a nuestro cachorro. Lo primero que debemos de hacer es reducir el entusiasmo inicial cuando llegamos a casa.

Para reducir esta excitación del perro...

  • Entraremos en casa sin saludarle.
  • Nos quitaremos el abrigo, dejaremos el bolso u otros objetos que llevemos y actuaremos con tranquilidad
  •  Intentaremos dejar pasar 5 minutos y saludaremos a nuestro perro.
  • El saludo deberá ser controlado, hablaremos con voz suave y baja y lo más calmado posible.
  • Cuando tengamos visita en casa, enseñaremos a nuestros invitados a que hagan lo mismo.

 

Generalmente pasados seis o siete meses de edad este comportamiento desaparecerá. Pero si llegado a edad adulta el perro adulto siguiera teniendo perdidas de orina podría tratarse de un problema de salud y deberíamos acudir al veterinario para descartar esta opción.