Tamaño de un cachorro

Aunque quizás no sea lo más apropiado, en el mundo de la cría canina, sobre todo en las razas de tamaño pequeño, se suele hablar del tamaño de un ejemplar en referencia a su peso. Pero, como es lógico, al igual que sucede con las personas, dos perros de una misma raza, teniendo la misma altura, pueden tener diferentes pesos, dependiendo de la constitución que tengan. Hago mención a todo esto, para hacerte ver que lo de los pesos no es una ciencia exacta. El peso de un Maltés, no determina al completo su tamaño. Muchos clientes nos indican que quieren un cachorro, que cuando llegue a adulto, pese una cifra exacta, o nos piden que les aseguremos que no va a pasar de un determinado peso… Asegurar eso es simplemente imposible. Podemos dar una aproximación, que estará bastante cercana al peso que termine teniendo dicho cachorro. Pero en ningún caso podremos asegurar un peso exacto.

 

En El Rebollar de Maram hacemos un seguimiento de peso a todos nuestros cachorros desde que nacen hasta que se van a sus nuevos hogares. Basándonos en estos datos y en nuestra experiencia, podemos preveer con bastante aproximación el tamaño que tendrá un cachorro cuando llegue a adulto. Basándonos en sus tamaños previstos y en sus futuros pesos aproximados, solemos distribuir a todos nuestros cachorros en diferentes grupos:

 

  • Tamaño menor que el estándar europeo, "toy" (aproximadamente de 1 Kg y pico a 2 Kg cuando lleguen a adultos).
  • Tamaño  menor que el estándar europeo, “mini” (aproximadamente de 2 Kg a 3 Kg cuando lleguen a adultos).
  • Tamaño estándar europeo (aproximadamente de 3 Kg a 4 kg cuando lleguen a adultos).
  • Tamaño mayor que el estándar europeo (aproximadamente 5 Kg de peso cuando lleguen a adultos).

 

Queremos explicar que el estándar europeo del Bichón Maltés dicta que su peso ha de estar comprendido entre 3 y 4 Kg (el americano, entre 1’8 y 2’7 Kg), mientras que el del Chihuahua marca el peso ideal para esta raza entre 1’5 y 3 Kg (aunque también se aceptan los ejemplares con pesos comprendidos entre 500 gr y 1’5 Kg). Dicho todo esto, debemos  aclarar que los términos “mini” o “toy” (al igual que “miniatura”, “enano”, “tea cup” “de bolsillo”, etc) no existen como tales dentro de estas dos razas. Estos términos se utilizan de manera popular, y nosotros simplemente los utilizamos para denominar de algún modo a los ejemplares que son de menor, o de mayor tamaño dentro de su estándar. Muchos criadores se echan las manos a la cabeza al oír estos términos, y tachan de poco profesionales a los que los usamos… pero hay que comprender que es la única manera de diferenciarlos, de decir que unos son más pequeños que otros. Podríamos referirnos a ellos como “más pequeños”, o “más grandes”, o inventarnos un término nuevo… pero estando ya estos, que están muy extendidos y todo el mundo conoce, pensamos que usarlos, es la mejor manera de que se entienda mejor de lo que estamos hablando.

Cuando un cachorro cumple, aproximadamente, siete semanas de edad, su futuro tamaño es bastante claro para nosotros, debido a que ya tenemos unos cuantos datos sobre él, y sobre su crecimiento. Con estos datos, podemos hacernos una idea bastante aproximada de lo que será el cachorro cuando llegue a adulto. Al contrario, cuando un cachorro tiene tan solo unas semanas de edad, como cabe esperar, tenemos muchos menos datos sobre él, por lo que preveer su futuro tamaño es algo más complicado. A estas edades también, los cachorros pueden ser más dados a cambiar su patrón de crecimiento, echando por tierra nuestras previsiones iniciales. Debido a todo esto, hasta que cumplen aproximadamente las siete semanas de edad, los tamaños y pesos previstos que aparecen en las fichas de cada uno de los cachorros que tenemos disponibles en estos momentos, pueden variar. Si se da el caso de que has reservado a un cachorrito, y nosotros vemos cambios en su crecimiento (ya sea a mayor, o a menor tamaño que el que se predijo en un primer momento), serás avisado de ello tan rápido como nos sea posible. Tendrás tres opciones:

 

  • Seguir manteniendo la reserva del mismo cachorro, aceptando su cambio de tamaño, y de precio (si el cachorro finalmente es mayor, su precio será menor, mientras que si es más pequeño, su precio, será mayor).
  • Cambiar tu reserva a otro cachorro. Si en esos momentos, no disponemos de ningún cachorro de tu agrado, podremos guardar tu reserva hasta que dispongamos de uno.
  • Devolverte íntegramente el dinero de tu reserva.