Información sobre la raza


Temperamento del Bichón Maltés

Elegante, cariñoso, inteligente, ágil… Sin duda esta raza canina recoge estos adjetivos y muchos más. El Bichon Maltés es un perro encantador, tierno, lleno de energía y muy sensible.

¡Cuántos estereotipos giran alrededor del pobre Bichón Maltés!. Solo por tratarse de un perro de talla pequeña, debe cargar con características que no le son propias. Muy lejos de ser inquietos, histéricos, ladradores, miedosos y apáticos, el Bichón Maltés es una gran compañía para toda la familia.

 

Estos perros son atentos y vigilantes, y no suelen ladrar a menos que algo les cause curiosidad o cuando se encuentran ante la presencia de algún extraño. El resto del tiempo, se muestran simpáticos y amigables con aquellos que no formen parte de su círculo familiar.

 

Si hay algo que caracteriza a esta raza es la fidelidad para con sus dueños. La lealtad corre por sus genes y es su seguridad y su compañía lo que prefiere ante todo. Es muy apegado a la familia. Siempre mimoso, adora estar en brazos, recibir caricias y mucha atención. Por supuesto, como a todo perro, no le gusta estar solo, y cada vez que queda en soledad, espera pacientemente y con ansias el regreso de sus seres queridos.

 

Por su pequeño tamaño y su carácter tranquilo, es una raza ideal para vivir en departamentos o casas pequeñas. No suele ser muy inquieto, y puede pasar mucho tiempo en reposo, acostado o durmiendo. De todas maneras, es un amante de la naturaleza, y disfruta de salir a pasear o de jugar al aire libre. Es un perro muy sociable que no suele tener conflicto con otros animales.

Los Bichón Maltés son muy inteligentes y siempre están listos para aprender. Aunque no necesitan un adiestramiento riguroso, sí conviene ir educándolos de pequeños, para evitar que, a medida que crezcan, se conviertan en pequeños malcriados y desobedientes.

 

Tienen un temperamento equilibrado, lo que los convierte en perros adecuados para dueños de todas las edades. Son muy juguetones con los niños, siempre y cuando las criaturas no los usen como juguetes y sean cuidadosos en el trato. Pueden pasar horas jugando con los niños y acompañándolos a todos lados. Pero al ser de carácter tranquilo y sosegado, y no precisar de demasiada actividad, también se convierten en los favoritos de personas mayores, que les regalen tiempo de caricias y reposo.

 

En resumen, para aquellos que gusten de un perro faldero, alegre y vivaz, con una simpatía natural y que siempre permanezca de buen humor, el Bichón Maltés es una gran opción. No necesita de una educación rígida ni espacios abiertos para vivir feliz, pero siempre sí la compañía de sus amados dueños.

 

 

Fuente: http://bichonmaltes.me